"En recursos energéticos, tenemos todo"

Pensamiento de Mariana Matranga, nueva Secretaria de Energía

 

En agosto de 2012, Comunidad y Desarrollo publicó una extensa entrevista con Mariana Matranga, entonces académica de la UBA y hoy Secretaria de Energía. Algunos de sus conceptos son los siguientes:  “¿Dónde están los grandes consumidores de combustibles líquidos? En el transporte. Si vos mejorás la eficiencia del transporte, aliviás los líquidos. ¿Y dónde están los grandes consumidores de gas? En el sector residencial, un tercio, claramente, y hay otro tercio de consumo industrial. Sólo con mirar esto uno entiende qué es lo que pasa en invierno, aumenta la demanda de gas para calefacción y también la demanda de electricidad, que viene en su mayor parte de centrales térmicas, porque el otro tercio del consumo de gas es el que va a las centrales térmicas, que se convierte en energía eléctrica con una eficiencia del  30-50%, no porque las centrales sean malas si no porque la 2da ley de la Termodinámica es así. En invierno entonces las centrales queman más diesel oil y fuel oil. La eficiencia de conversión de las centrales hidroeléctricas es mejor que la térmica y además no contamina el aire, pero requiere una alta inversión inicial y un largo plazo de construcción. La generación de electricidad en centrales nucleares es mejor o peor según como lo veas, el tema da para largo”, dice nuestra entrevistada. Señala primero las líneas gruesas de los hidrocarburos y luego el conjunto: “Lo que la ley declara ΄recurso estratégico΄ es esto,  y el sistema energético es todo esto (la totalidad). Lo más razonable, lo que yo esperaría de este gobierno es que se ocupe bien de los hidrocarburos en cuanto a producción, de la parte eléctrica en cuanto a transformación y distribución, y del consumo energético del transporte. La regulación del mercado eléctrico es una de las pesadas herencias del menemismo, así que sería muy interesante que se revise la estructura legal en torno a la generación y distribución de electricidad. Otra de las herencias de esa década es el desastre del sistema ferroviario, que si funcionara bien, aunque sea sólo para el transporte de carga, implicaría un ahorro energético entre muchísimas otras ventajas, pero también es un tema de infraestuctura, y todo lo que refiere a la infraestructura es muy inercial, o sea muy difícil de cambiar en corto plazo. Con la matriz energética sucede lo mismo, hoy hay máquinas funcionando, turbinas de la década del 70, que todavía están dentro de su vida útil. Las decisiones que se toman hoy impactan a muy largo plazo, habrá que lidiar con sus consecuencias hasta dentro de muchas décadas, eso quiero decir con sistema inercial, no hay volantazos posibles, no se puede cambiar el rumbo tan fácilmente”.

- ¿Se corre el riesgo de descuidar las otras fuentes de energía al priorizar YPF?

- Correr riesgos, siempre se corren, es muy difícil responder esa pregunta con honestidad intelectual, porque esto que estamos viendo es una foto. Casi todos los países crecen en población y además la Argentina tiene una tasa de crecimiento del PBI per cápita, con lo cual si no reducís la intensidad energética, es decir la cantidad de barriles de petróleo que te cuesta cada dólar del PBI, vas a ir aumentando necesariamente el consumo de energía. Si no hay autoabastecimiento hoy, mañana la brecha entre los que producimos y lo que consumimos puede ser mayor, porque el consumo será necesariamente mayor si no hacemos nada, pero la producción en cambio requiere mucho esfuerzo para ser mayor. Es similar al esfuerzo necesario que hay que hacer para agarrar un tren que está en marcha, vos estás atrás entonces tenés que correr más rápido que el tren para alcanzarlo, no está quieto el tren. En el 2014 no alcanzará con satisfacer el requerimiento energético del 2011.  Los gobiernos deben atender a la coyuntura, y si pueden, también planificar y poner en marcha planes que se ocupen de lo estructural porque esa es la carga que están dejando hacia el futuro. Hay que ocuparse de todo a la vez, en el corto plazo del deficit energético y la dependencia del mercado internacional de hidrocarburos que nos debilita, en el mediano plazo de activar los recursos que requieren tecnologías existentes pero insipientes y caras, como los no convencionales y la energía solar y eólica, y en el largo de abordar el diseño estructural de la matriz energética con todo el potencial del sistema científico y tecnológico nacional, y sobre todo, de nuestros recursos energéticos naturales y renovables: ríos, saltos de agua, mareas, olas, viento, sol, energía geotérmica y biocombustibles de segunda generación. Tenemos todo.

 


Deje su comentario: